Urgencias

urgencias

En caso de emergencia

Uno de los puntos más importantes en los pacientes neurológicos es conocer la anamnesis o antecedentes, por tal motivo si la macota presenta alguno de estos signos lo más recomendable es realizar una filmación la cual puede ser realizada incluso con un teléfono celular, de esta forma facilitar el abordaje diagnóstico del paciente con trastornos neurológicos.

Algunos métodos de diagnóstico pueden requerir sedación para poder ser llevados a cabo. En este caso, el veterinario le informará de las condiciones previas al estudio y de las ventajas y riesgos que ello implica para el animal.

Algunos pacientes, debido al nerviosismo propio de encontrarse en un sitio distinto al habitual, o por carecer de acostumbramiento a las maniobras médicas rutinarias, pueden también, requerir de sedación para llevar a cabo la recogida de información que conduzca al diagnóstico final.

filaria

Es una enfermedad parasitaria que afecta a animales de compañía (perros-gatos) y esporádicamente al ser humano, se le conoce desde hace mucho tiempo y es llamada comúnmente como le enfermedad del gusano del corazón, afecta directamente el corazón, pulmón, arterias y otros órganos a su paso. Es trasmitida por la picadura de mosquitos infectados de los géneros Aedes, Culex y Anopheles.

Su incidencia y distribución es de carácter mundial pero se presenta con mayor frecuencia en países con climas tropicales. Los animales mas afectados por esta enfermedad son aquellos que viven en zonas rurales o que duermen en patios abiertos donde hay mayor proliferación de mosquitos. En el departamento del Atlántico donde se reportan casos con mayor frecuencia son: PUERTO COLOMBIA, SALGAR, PUERTO VELERO, PRADO MAR, SANTA VERONICA, PALMARITO, VILLA CAMPESTRE, LAGO DEL  CISNE, LAGO DEL CAUJARAL, LA PLAYA, EL MORRO, RIO MAR, PLAYA MENDOZA, LAS FLORES.Siendo menos frecuentes en núcleos urbanos; esta enfermedad no distingue razas, sexo ni edad para su presentación pero afecta mayormente aquellos dedicados a la cacería y los que viven en campo abierto.

La filariosis canina/felina es causada por un parasito nematodo llamado DIROFILARIA INMITIS. Los animales afectados con esta enfermedad albergan en su cuerpo un número indeterminado de este parasito en distintas fases; los adultos se ubican en CORAZON, PULMON, ARTERIAS PULMONARES Y OTROS ORGANOS, y las larvas en el TORRENTE SANGUINEO, donde esperan un nuevo mosquito que las transporte hacia otro animal y así completar el ciclo biológico.

 LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES QUE SE PRESENTAN SON:

Intolerancia al ejercicio, tos seca, apatía, expulsión de sangre por la boca y nariz, desmayos, insuficiencia cardiaca, nódulos cutáneos, ceguera, salivación excesiva, entre otros

El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante examen físico general, evaluación de los signos clínicos y exámenes de laboratorio que detectan la presencia de microfilarias en sangre y antígenos específicos.

Si su mascota presenta uno o varios síntomas antes mencionados o vive en una zona de riesgo donde hay presencia de mosquitos no tarde en llevarla a su veterinario de confianza y solicitar las pruebas necesarias, si se detecta a tiempo se puede controlar y garantizar la calidad de vida a tu más fiel amigo.

Recuerde que un tratamiento preventivo a tiempo puede ser la solución a un gran problema de salud y una demostración de afecto a tu mascota.

Chocolate, Cebolla, Ajo, Aguacate, Ahuyama, Huesos cocidos, Sal, Alcohol,Cafeína , Uvas y pasas.

Chocolate: chocolate prohibido para los perros, es uno de los alimentos más comunes que pueden incluso matar a un perro. Algunas sustancias presentes en el cacao pueden causar el envenenamiento de animales. El chocolate contiene cafeína y teobromina, una sustancia que puede causar grandes daños en el sistema nervioso de los perros. La teobromina también puede causar alergia, arritmias, convulsiones y aumento de la presión arterial. El chocolate negro es el peor, porque tiene un alto porcentaje de teobromina.

Si un perro come un pedazo de chocolate, los principales síntomas pueden ser vómitos, deshidratación, dolor y/o nerviosismo. Si esto sucede, llame a un veterinario inmediatamente. Depende de la cantidad consumida, el perro puede entrar en coma y morir.

Algunos medicamentos estrictamente prohibidos para tu mascota:

Solo por mencionar algunos medicamentos, la importancia de “no medicar a tu mascota tu mismo” es la diferencia entre la vida y la muerte de tu amigo peludo, no por ahorrar dinero pongas en peligro la salud de tu perro o gato, en México tenemos una frase pintoresca para ejemplificar, “te va a salir más caro el caldo, que las albóndigas” y es verdad porque te saldrá mas caro haber intoxicado a tu perro o gato con medicamentos humanos y a final de cuentas tendrás que llevarlo al veterinario, no expongas a ese tipo de sufrimiento a tu mascota, se un dueño responsable y llévalo a la veterinaria de tu confianza, tu no sabes las dosis, tu no eres Médico veterinario, deja hacer su trabajo a quien sabe hacerlo.

Paracetamol: Es un medicamento muy común en casa que sirve como desinflamatorio, sin embargo, tiene un alto potencial tóxico en nuestras mascotas, provoca lesiones hepáticas importantes y destruye lo glóbulos rojos en la sangre de tu mascota.

Jarabe para la tos: Provoca picazón en la garganta de tu mascota, así como dolor abdominal y diarrea, tiene compuestos realmente irritantes para la mucosa intestinal.

Aspirina: La aspirina es un medicamento al igual que el paracetamol muy común en casa, la aspirina es conocida por sus efectos en la coagulación de la sangre y los perros que reciben aspirina son más propensos a sangrar espontáneamente, la hemorragia también puede ser más difícil de controlar y/o detener. La toxicidad es mucho más alta en gatos ya que nos tienen la enzima llamada glucoronil transferasa.

Ibuprofeno: Los animales son mucho más sensibles a este desinflamatorio que los seres humanos ya que el medicamento circula por mucho más tiempo por el organismo, se elimina más lento, por lo que las dosis y efectos se van acumulando.

Desenfriol: Este medicamento es para síntomas del resfriado, sirve para algunas alergias,  sirve como analgésico entre otras funciones y a la vez tóxico para los animales por la combinación que lleva tal medicamento, provoca diarrea, dolor abdominal, etc.

Del mismo modo que el recién nacido, nuestras mascotas están rodeadas de amenazas que atentan contra su integridad física, desde productos de limpieza pasando por insecticidas, pesticidas, fertilizantes, raticidas o medicamentos. Normalmente, ya procuramos tener todos estos productos fuera de su alcance pero solemos pasar por alto otro peligro no tan evidente: las plantas.

Existen numerosas plantas que son irritantes o tóxicas, y el simple contacto con ellas puede ocasionar importantes reacciones en la piel. Otras, al ser ingeridas pueden ocasionar severos cuadros gastrointestinales, con vómitos, diarreas y pueden llegara a ser causa de muerte.

El origen tóxico puede encontrarse en hojas, tallos, flores o frutos, y puede estar siempre presente o sólo hallarse en algunas épocas del año. Nuestra mascota puede, accidentalmente, ingerir alguno de estos componentes y que no le pase nada o puede requerir la visita urgente al veterinario.

Al conocer este riesgo, lo primero que se nos pasa por la cabeza es eliminar el problema de raíz. Es decir, quitar de nuestra casa todas las plantas consideradas peligrosas (solución un poco radical), pero lo que no tenemos en cuenta es que si salimos al campo, no podemos hacer desaparecer toda la vegetación que nos rodea. Y prohibir las salidas al campo al perro ya sería demasiado. Como en todo, lo que debemos hacer es mantener las precauciones adecuadas.

Lo más razonable que podemos hacer en estos casos es educar a nuestra mascota desde pequeña. En primer lugar, debemos ser conscientes que un alto porcentaje de plantas ornamentales, sean de exterior o interior, son tóxicas por ingestión.

Los cachorros de perro, que tienen tendencia a llevarse a la boca todo lo que está a su alcance, son los principales afectados. Debemos enseñarles que no pueden morder las plantas bajo ningún concepto. Si el perro no hace caso, podemos untar la punta de las plantas con algún producto amargo. Hasta que no veamos que nuestro cachorro se muestra totalmente indiferente hacia las plantas, no debemos dejarlo solo con ellas.

Los gatitos son, en general, más selectivos cuando se trata de escoger sus “juguetes”, razón por la cual las intoxicaciones son menos frecuentes en ellos.

A pesar de que hayamos enseñado bien a nuestra mascota a no comer las plantas que lo rodean, existen otros factores que podrían favorecer la ingestión:

Las temperaturas elevadas del verano y la posible la falta de agua. Estos son motivos suficientes para inducir al animal a ingerir cualquier planta de tallos tiernos. Debemos estar alerta para no dejarlo nunca sin agua.

El aburrimiento. Cuando un perro, especialmente de cachorro, pasa largas horas solo y aburrido, para distraerse es posible que empiece a morder todo lo que encuentre a su alrededor, incluido plantas.

El cambio de hogar. El estar en un sitio nuevo puede llamar la atención del animal hacia objetos, como las plantas, que antes le habían pasado inadvertidos.

La falta de espacio. El carecer de espacio en la vivienda aumenta la agresividad y puede crear un estado de nerviosismo en nuestro perro, lo que intensifica la necesidad de romper y masticar lo que encuentre a su alcance, como las plantas.

¿Qué hacer si mi mascota parece intoxicada?

Plantas tóxicas para nuestras mascotasLos síntomas de una intoxicación no siempre son evidentes, pues el envenenamiento se puede manifestar según los casos a través de signos digestivos, nerviosos o hematológicos.

Es importante recordar las plantas que tenemos en casa, ya que en caso de accidente es fundamental determinar la causa de la intoxicación para poder administrar el antídoto adecuado. Pero esto no siempre es tan fácil:

La identificación apropiada. Muchas veces, ante una mascota intoxicada, los dueños nos encontramos ante la ardua tarea de tener que identificar las plantas involucradas y saber explicarlo al veterinario con precisión.

La dosis. Pocas veces sabemos cuál es la cantidad total ingerida o absorbida, por lo que es muy difícil establecer cualquier pronóstico.

La mayoría de los casos de intoxicación no son correctamente diagnosticados. A pesar de ello, la evolución clínica del animal suele ser favorable, ya que los síntomas son fáciles de controlar con tratamientos rutinarios.

¿Qué plantas son peligrosas?

La variedad de plantas que pueden resultar tóxicas para las mascotas es enorme y la identificación de todas ellas resulta complicada.

En los gatos están descritas intoxicaciones con aquellas plantas denominadas lechosas, puesto  que la savia blanca, de apariencia láctea, que está en el interior del tallo contiene saponina, una sustancia muy irritante que puede provocar serios trastornos al ser ingerida.

Hay infinidad de plantas que pueden perjudicar a nuestro fiel amigo. En este apartado, hemos hecho una selección de aquellas que creemos que pueden encontrarse fácilmente en nuestro entorno:

Acebo. Agrifolio. Cardón. XardónAcebo. Agrifolio. Cardón. Xardón (Ilex aquifolium): Tanto las hojas como los frutos y semillas de acebo son venenosos. Los síntomas tras ingerir una dosis mínima de frutos (dos serían suficientes), son: trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Una dosis superior, y siempre dependiendo del tamaño del animal y de la cantidad ingerida, podría llegar a provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte de la víctima.

Adelfa. Laurel rosa. LoendroAdelfa. Laurel rosa. Loendro (Nerium oleander): Todas las partes de la adelfa son altamente tóxicas. Los síntomas tras ingerir adelfa, siempre dependiendo de la dosis y del tamaño del animal, son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, somnolencia con depresión del sistema nervioso central, fiebre, trastornos cardíacos con taquicardia o aumento de las contracciones del corazón y arritmias, disnea o dificultad respiratoria, debilidad, coma y muerte por paro cardíaco.

Amarilis, Estrella de Caballero (Amaryllis belladona): Al igual que la mayoría de plantas bulbosas, los bulbos de amarilis son altamente tóxicos. Los síntomas tras la ingestión de bulbos de amarilis son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, dolor abdominal y malestar general, falta de coordinación, trastornos cardíacos y en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte del afectado.

Caladio. Alas de ángel (Caladium hortulanum): Existen varias especies que pertenecen al género Caladium, todas ellas y todas sus partes son tóxicas. Los síntomas tras la ingestión de caladio son: ardor bucal, salivación abundante, dolor intenso, irritación, edema o hinchazón de lengua, cuello, esófago, estomago e intestinos, trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas y dolor abdominal, y disnea o dificultad para respirar.

Ciclamen. Panporcino (Cyclamen): Entre sus principales contenidos activos se encuentra una sustancia denominada ciclamina (de mayor concentración en la raíz), un violento purgante de gran toxicidad para los animales. Los síntomas tras la ingestión de ciclamen son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, malestar general y dolor abdominal, convulsiones, insuficiencia renal y parálisis.

Clivia miniata (Clivia miniata): Todas las partes de la Clivia Minata resultan tóxicas debido a la presencia de oxalato de calcio. Los síntomas tras la ingestión de esta planta son: vómitos, diarreas e irritación de aquellas partes a las que llegan las porciones ingeridas.

Costilla de Adán. Esqueletos (Monstera deliciosa): Excepto los frutos, el resto de la planta resulta tóxica (entre sus principios activos se encuentra oxalato de calcio). Los síntomas tras la ingestión de la comúnmente llamada costilla de Adán son: alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago, etc.

Crotón (Codiaeum variegatum): El crotón pertenece a la familia de las euforbiáceas, plantas que contienen un látex tóxico que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento y posible aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de crotón son: ardor bucal, salivación excesiva, dificultad para deglutir, inflamación de lengua, esófago y estómago, trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas, vómitos y dolor abdominal, midriasis o dilatación de las pupilas, convulsiones, alteraciones renales y hepáticas y, en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte de la víctima.

DifenbaquiaDifenbaquia (Dieffenbachia): Todas las partes de la planta son tóxicas (el látex blanco que circula por su interior es nocivo e irritante), en especial las hojas y el tallo. El contacto directo con la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento, inflamación y en ocasiones aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de Dieffenbachia son inmediatos y por tal motivo, lo más frecuente es que el animal deje de ingerirla. De todos modos, los síntomas que puede sufrir  son: ardor bucal, inflamación, dolor intenso, salivación excesiva, dificultad para deglutir, edema o hinchazón de cuello, esófago, estómago e intestinos, vómitos, disnea o dificultad para respirar y, en casos excepcionales, dependiendo de la cantidad ingerida y del peso del animal, muerte de la víctima por asfixia.

Espatifillo. Lirio de la paz (Spathiphyllum): Al igual que alguna de las plantas tóxicas con efectos irritantes inmediatos, como la anteriormente citada Difenbaquia, lo más normal es que el animal deje de ingerir la planta al notar los síntomas.

FilodendroFilodendro (Philodendron): Existen varias especies que pertenecen al género Philodendron, siendo todas y en todas sus partes, tóxicas. Los síntomas después de masticar el filodendro son inmediatos: ardor bucal, dolor agudo, salivación excesiva y edema o hinchazón de lengua y faringe con dificultad para respirar. Si se llegase a producir su ingestión, los síntomas se pueden agravar con edema de esófago, estómago e intestinos, vómitos, asfixia y en casos extremos, muerte del afectado. Tras la ingestión del filodendro, los gatos presentan un cuadro clínico bastante preocupante con trastornos renales, agresividad, convulsiones y en algunas ocasiones encefalitis o inflamación del encéfalo con debilidad muscular y parálisis.

Flor de Pascua. PoinsetiaFlor de Pascua. Poinsetia (Euphorbia pulcherrima): Todas las partes de la planta son tóxicas, en especial el látex que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritaciones, prurito o picor, edema e incluso aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras su ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante. El contacto directo del látex de la planta con los ojos de la víctima puede provocar trastornos oculares más o menos graves según sea la dosis.

Hiedra. YedraHiedra. Yedra (Hedera hélix): Todas las partes de la planta son ligeramente tóxicas a excepción de los frutos, los cuales son de una toxicidad extrema. El contacto directo con la hiedra, debido a los pelos que recubren la planta y al jugo que se encuentra en su interior, puede provocar: dermatitis con irritaciones, erupciones cutáneas e incluso aparición de ampollas y úlceras. Los síntomas tras la ingestión de la hiedra son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y malestar general, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca y, dependiendo de la dosis ingerida y del tamaño del animal, coma. En casos extremos, se puede dar la muerte por asfixia con parada respiratoria.

Hortensia (Hydrangea macrophylla): Tanto las hojas como las flores de la hortensia son nocivas y peligrosas. Los síntomas tras la ingestión de las hojas o las flores son: trastornos gastrointestinales con diarreas, vómitos y dolor abdominal, malestar general y falta de coordinación.

Ipomea. Correhuela. Campanilla (Ipomoea. Convolulus arvensis): Existen varias especies que pertenecen a este género y en la mayoría de ellas las semillas y las raíces con altamente tóxicas; el resto de la planta es purgante. Los síntomas por ingerir Ipomea provocan una acción alucinógena acompañada de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, violentas diarreas y dolor abdominal.

Jacinto. Junquillo (Hyacinthus orientalis): La parte tóxica de la planta es el bulbo y los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos, diarreas y en algunas ocasiones, incluso la muerte.

Lirio. Lirio hediondo (Iris. Iris foetidissima): Los síntomas tras la ingestión de iris son: trastornos gastrointestinales con vómitos, abundantes diarreas, dolor abdominal, irritación y malestar general, junto a hipertensión o aumento de la presión arterial.

Marihuana (Cannabis sativa): Los síntomas tras la ingestión de marihuana son: depresión del sistema nervioso central e incoordinación, así como vómitos, diarrea, babeo, aumento de la frecuencia cardíaca, e incluso convulsiones y coma.

Muérdago. Visco. Tiña. LiriaMuérdago. Visco. Tiña. Liria (Viscum album): Los frutos del muérdago son relativamente tóxicos, es necesario ingerir dosis muy elevadas para provocar trastornos importantes. Los síntomas tras ingestión de frutos de muérdago son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, junto a midriasis o dilatación de las pupilas, salivación abundante y sed excesiva. Los síntomas más preocupantes son los cardiocirculatorios o neurológicos con asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, falta de coordinación, convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte por parada cardíaca.

Narciso (Narcissus pseudonarcissus): Existen varias especies de narcisos y todas ellas son tóxicas en todas sus partes (en especial los bulbos). El contacto directo con el jugo de la planta podría provocar dermatitis e irritaciones. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: trastornos gastrointestinales con violentos vómitos, diarreas, dolor abdominal e inflamación, salivación excesiva, convulsiones, trastornos cardíacos y en casos extremos, muerte del afectado.

Potos. Escindapso (Epipremnum aureum/Rhaphidophora): Sólo el masticarla puede provocar irritaciones varias, tanto en el paladar, lengua, etc., como en todas aquellas zonas donde llegue a establecer contacto. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: graves trastornos del aparato digestivo, produciendo fuertes y frecuentes vómitos.

Ricino. Catapucia. Higuera del diabloRicino.(Ricinus communis): Los principales componentes activos y nocivos de la planta se encuentran en las semillas (ricina). La ricina es una proteína altamente tóxica tanto para los animales como para los humanos, es uno de los principales venenos conocidos más peligrosos. Los síntomas tras la ingestión de ricino son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas sanguinolentas y dolor abdominal, falta de coordinación, salivación abundante, somnolencia, convulsiones, hemorragias, insuficiencia renal, coma y en casos extremos, la muerte.

Rododendro. AzaleaRododendro. Azalea (Rhododendron ferrugineum): Las flores y hojas del Rhododendron las dos partes más tóxicas de la planta. Tras la ingestión de pequeñas dosis el animal puede padecer falta de coordinación con efectos alucinógenos. Los síntomas tras la abundante ingestión de rododenro son: ardor bucal con salivación excesiva y dificultad para deglutir, alteraciones del sistema nervioso central con falta de coordinación, decaimiento y debilidad muscular, trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y dolor abdominal, alteraciones cardíacas con disnea o dificultad para respirar, hipotensión y bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, convulsiones, coma y muerte por asfixia o parada respiratoria.

Tejo. Texo. SabinoTejo. Texo. Sabino (Taxus baccata): Toda la planta, excepto el aro rojizo que envuelve las semillas, es altamente tóxica. Si un ser humano, caballo o perro ingiere dicha planta, es probable que muera en pocas horas si no se toman las medidas adecuadas. Los síntomas tras la ingestión son inmediatos: conducta agresiva del afectado seguido de una somnolencia absoluta, trastornos gastrointestinales con dolor abdominal, irritación, vómitos y diarreas, midriasis o dilatación de las pupilas, falta de coordinación, disnea o dificultad para respirar, inflamación renal y hepática, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, debilidad muscular, parálisis, temblores, convulsiones, coma y muerte por parada cardiocirculatoria.

Tulipán.Tulipán (Tulipa): El bulbo del tulipán es altamente tóxico, los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos y diarreas.